21.1.08

Antes, después, justo...

Comencé el curso pre-parto, y de acuerdo con las predicciones de gente que sabe, es bastante flojo.
La charla del pediatra-muy mediático, él-resultó un bodrio. Mechado abundantemente con chistes que pretendían ser simpáticos, y que a nosotros nos parecieron decididamente inoportunos.
Énfasis en prevenciones y vacunas de todo tipo que realmente no ayudan a miedosos e inseguros padres, ni tampoco a los otros, creo yo.

Igual, yo me quedé pensando en algunas cosas.

Como por ejemplo en el "problema" de las respuestas maternas a las demandas de los bebés.

-No responder tarde, es decir: no dejar llorar, ni hacer esperar demasiado. (Bien por el doctor!)
-Tratar de comprender-probando posibles respuestas- que es lo que está pidiendo el bebé con su llanto. (Vale!!!)
-Y...no anticiparse...en esto me quedé pensando.
Yo tenía presente el sabio consejo del pediatra de los primeros años de mi hijo, que decía que si uno ya sabía, "por señales" que el bebé tenía hambre había que ofrecerle el pecho, porque cuando había llanto ya había dolor de pancita. No sé si eso es exactamente anticiparse, pero me suena bastante parecido.
Siempre pensé que la solicitud, era una virtud valorable en un adulto con un niño a cargo. Evita y anticipa malestares.
Entiendo que tampoco se puede hacer, sin que haya señal de necesidad, lo que a uno le parece con el bebé. Eso no sería bueno para que aprenda a decodificar sus sensaciones corporales, identificarlas y nombrarlas.
Pero en un punto, me parece sano, estar tan atento que uno pueda ante la menor señal, ir probando y acertar. Creo que ayuda a que un pucherito no devenga en llanto desconsolado en los minutos subsiguientes. Y sobre todo, evita que se sienta desesperado, desatendido o incomprendido.

En fin...en este tiempo en que estoy anticipando tantas cosas, pensando tanto en como será el después del nacimiento de nuestra segunda hijita...no es casual que divague sobre estos temas.
Estoy almacenando algunas cosas para no tener que salir corriendo a comprar cuando se acabe lo que hay en uso cuando esté nacida mi hijita. Por ejemplo, hoy compré fósforos y esponjita de lavar los platos para cuando se gasten.
Y me da un poco de risa de mi misma, porque me estoy volviendo previsora y organizada...

3 comentarios:

Ecazes dijo...

Pienso que hay algo de todo.
Yo también suelo anticiparme, y con mis hijos pequeños lo hacía mucho más. Eso trajo algunos "problemas", en el sentido que tuve que dejar de intervenir en determinados puntos, para que ellos aprendieran (aún a costa de algunos porrazos)que ciertas actitudes o acciones podían tener consecuencias dolorosas. Caso de la altura de las mesas, por ejemplo, o de cierta costumbre de arrojarse para atrás.
En fin.
Imagino que cada madre encuentra su propio equilibrio, a medida que el bebe crece.
Yo soy una convencida que hay una especie de "conexión" entre madre e hijos, y esa comunicación es dificil de explicar en palabras y dificil de traducir.
Uno simplemente "sabe", y es inevitable que anticipe.
Por eso es dificil para los médicos dar lecciones. Algunos realemente meten la pata completamente en sus prédicas. Y en ese instante pierden toda la audiencia.

Ale, Nico y Fran dijo...

Tengo una bebita de 21 dias (edad corregida) y 3 meses (edad cronológica) Por ser prematura, llevamos mucho tiempo para conocernos, sin embargo, aun no logro entenderla bien.... Con mi hijo (casi 5 años, nacido de 40 semanas, parto normal)la comunicacion fue instantanea, pese a ser madre primeriza, me costaba menos entenderle... si embargo ella me confunde... no se si tratarla de 3 meses, de 2, de 1 o de ¿?. Es el sol de mi vida, asi como mi hijo... pero un embarazo en reposo absoluto, una cesarea de urgencia y 44 dias en la UCI, nos distanciaron... y ahi es donde trato de anticiparme, pero sin sobreprotegerla... que nose sienta abandonada, pero que aprenda a identificar el hambre, a sentirse sola y a disfrutarlo etc...
Eso y los consejos que leo a diaro me confunden... por ahora se lo dejo todo al corazon, la cabeza ya tiene suficiente lio!!
Cariños y suerte con tus retoños!!

Mariana dijo...

"Todo a su tiempo", como dice el refrán.
Y qué bueno que te dejes llevar por el corazón! Cariños!!