13.10.05

Entender para calmar

Poco a poco las mamás comenzamos a comprender el llanto de nuestros hijos bebés.
Entenderlos cada vez más facilmente nos dará la tranquilidad para calmarlos también. Pero es cuestión de ir conociéndolo paulatinamente.
Tengamos en cuenta que ésta es la principal forma de comunicarse; y NO SIEMPRE que llore significa que tiene hambre.

El Dr. Carlos Beccar Varela, en su libro "Lactancia Feliz" (Ed. Macchi) nos da una herramienta para ir reconociendo las diferentes necesidades que puede expresar el bebé mediante el llanto.

La nemotecnia ASESUPA agrupa las cinco necesidades básicas de un bebé sano; y el citado pediatra aconseja que si no acertamos con una respuesta, vayamos probando una y otra hasta que nuestro hijo se calme:

Alimento: En los primeros 6 meses de vida: leche materna.

Succión: Los bebés tienen una necesidad de succión llamada “no nutritiva” que las mamás podemos satisfacer ofreciéndoles el pecho aún después de que se hayan alimentado.

Estímulos: Varias veces al día los bebés los necesitan y son muy importantes para su desarrollo. Esto es, que le hablen, le canten, lo acaricien, le sonrían, lo miren a los ojos, lo lleven a pasear, etc.

Sueño: Puede ser alguna veces motivo de llanto cuando el bebé está cansado, ha acumulado mucha excitación y no se puede dormir. Lo mejor que podemos hacer es pasearlo en brazos, hasta que logre conciliar el sueño y se descargue llorando si lo necesita.

El UPA: es una necesidad REAL de los bebés. Aquellos que disfrutan estar a upa cada día, lloran menos que aquellos a que no. Sostén, abrazo, contacto, ser mecidos. Los calma y relaja.

1 comentario:

saulo dijo...

bom dia...