21.1.07

Dos en casa...

A nuestro querido "pipi" se ha sumado "pajarito", el idem de mis suegros. (Como verán, la escasísima originilidad para nombrar mascotas, es algo hereditario)
Los dos están en la cocina y toman un poco de aire en el jardín por las tardes.
Les cuento que a nuestro canario no le hizo ninguna gracia el inquilino, y hace huelga de canto para protestar. Es de no creer, pero es así.
Hasta que sus dueños estén de regreso de sus vacaciones ambos bichos compartirán territorio, aunque no a la misma altura, según me aconsejaron.
El visitante se asusta cuando pasamos a su lado y canta tempranito para saludar el día. Es un jilguerito poco acostumbrado a tener gente cerca. Ya que habita en lo alto de un armario en un urbano balcón. A pesar de eso, creo que no la está pasando tan mal. Y esperemos, que con el pasar de los días el nuestro se haga a la idea y lo acepte con cordialidad... (ja, ja!)

3 comentarios:

valeria dijo...

Ojalá Pipi y Pajarito se hagan amigos y descuran el tesoro, que significa tener un buen amigo!

Mariana dijo...

Hoy cantó un poquito...así que a lo mejor...

Ami dijo...

jajajaja en realidad... poco originales los nombres, pero en eso esta la cosa aveces.. la simpleza de la vida...

mil cariños... y que esos pajarillos comienzen a cantar a coro sus bellas sonatas....


felicidades en el nuevo año mariana!!!