5.12.10

38 semanas

Oficialmente hemos llegado a término. Hemos cumplido 38 semanas de embarazo. Quedan los días hasta llegar a la fecha probable de parto y después esperar a que la niñita y yo nos sintamos listas y armoniosasmente sincronizadas para nacer ella, parirla yo.
Este embarazo, como algunas de uds. me han señalado, ha sido silencioso e instrospectivo. Pocas palabras, realmente. Mucho de camino conocido y sobre todo una confianza que lo ha hecho un viaje sereno y con el destino cierto-o por lo menos ansiado libre de unas cuantas ambivalencias-.
Es verdad que hubo que hacer varias opciones y discernimientos. Sobre todo en las condiciones del parto, y ahora en vistas a la atención primera de Josefina. Pero van fluyendo, no sin esfuerzo, pero maravillosamente.
Las sensaciones corporales de cansancio y plenitud, de pesadez y sensualidad a flor de piel conviven en mi. Así como lo harán el placer y la intensidad de sensaciones durante las contracciones.
Espero el parto y me voy aproximando a ese momento, le decía a la partera, como quien ya avizora su destino, ya puede ver en el horizonte las luces de la fiesta o el oasis en un camino terroso y caliente.
Y lo voy viendo como en una secuencia. La misma escena con matices cada vez más detallados. La misma situación en planos más cercanos. Que gana en definición, colores y siluetas cada vez más sabrosas y nítidas.
Empiezan a poblar mi mente, imágenes sutiles y voluptuosas. Tiernas y rotundas.
Como será, como estaremos, donde, cuando...Y pinto, con trazos de sueños, los momentos que nos esperan.
Ella se acompasa conmigo en estos trances y comienza a acariciarme por dentro, me acompaña, empática, como quien confirma y contiene en el placer y en el dolor a un ser querido.
Le pido perdón por tanta vorágine, por tan pocos momentos de exclusividad. Le cuento cosas, la invito a nacer. Como la esperamos...
Llegará al mundo y lo cambiará para siempre. Nos cambiará para siempre. Esa es la gran esperanza de cada nacimiento, de éste nacimiento.

3 comentarios:

Mamá Carmen dijo...

Espero que todo vaya bien y que la nena venga al mundo tan suavemente como su mamá quiere para ella. Feliz nacimiento!!

Mariana dijo...

Otra vez gracias por tus buenos deseos. Cariños!

Anónimo dijo...

Espero que todo vaya bien, yo leo siempre su blog, me encanta como escribe.
Vivo en EE UU y soy abuela de 5 hermosos nietos.
Mucha suerte y felicidades y que Dios la bendig a toda la familia
Cheli