18.2.06

Recuerdos y gratitudes

En estos días, estuve sintiéndome muy enamorada de mi esposo...será por viajar tanto...ya que él tiene que ver con los viajes. Para él la vida es eso. Por eso le gustan tanto.

Además que nos conocimos en un viaje y para vernos de novios, ambos debíamos viajar mucho. (porque vivíamos lejos)

Parece una cosa rara lo que digo. "Siéntiendome muy enamorada". No sé, yo hay épocas que lo siento especialmente cerca.

Me estuve acordando cuando lo vi por primera vez y de lo que arrebató a primera vista: sus ojos verdes y profundos, algo tristes tal vez, pero grandes y expresivos. Su caminar tranquilo. Sus manos grandes y fuertes. Su sonrisa cálida y sincera. Sus palabras siempre sensibles e inteligentes, hondas y esperanzadas.

Su presencia toda... un caballero de los que quedan pocos: fuerte, fiel y generoso.
Nos encontramos y quisimos quedarnos juntos para siempre. Fue a caballo, la cosa.

Literalmente, ya que nos conocimos en una cabalgata en unas vacaciones en Córdoba.

La nuestra juntos, es una historia sencilla e intensa. Nos fuimos descubriendo mutuamente, heridos, pero deseosos de entregarnos y cada cosa nueva era un tesoro para el otro. Queríamos más, el amor pedía más. Nos casamos y al poco tiempo llegó Francisco, fruto de nuestro amor.

Yo no esperaba tanta felicidad, tanto amor. Pero la vida es generosa conmigo. Espero estar a la altura. Van estas palabras para quien tanto hace cada día, a cada instante por hacer nuestra vida feliz, esperanzada, amorosa.

Gracias.

3 comentarios:

Rochi dijo...

Decime una cosa:
Cuando lo descubris como papa, no te da otro golpe de amor? Porque una conoce a su marido como compañero, amante, amigo, etc, pero cuando aparece esta faceta paternal,(y si es un buen padre sobre todo) te florece una amor inmenso, por lo menos eso me paso a mi cuando nacio mi primer hija, lo veía en ese nuevo rol, tan dedicado, dulce y cariñoso, que me daban golpes de enamoramiento!!!! asi como vos :-)

Mariana dijo...

Totalmente. Eso da para un capítulo aparte. Es un padre amorosísimo!

Turca dijo...

Qué lindo Marian!

Brindo por ustedes.

Beso.