29.5.05

Caminando por el barrio

Esto lo escribí en el mes de febrero, para tener el recuerdo vivo de estas experiencias únicas y novedosas...

Hoy hicimos algo nuevo y lindo. Salimos, por primera vez a dar una vuelta con mi hijito, sin el cochecito. El hace unas semanas dió sus primeros pasitos, y hasta ahora nunca me había animado, el paseo iba a ser corto...asi que nos largamos. Francisquito iba fascinado. Decidí no orientarlo para una dirección determinada, sino ir para donde él espontáneamente fuera dirigiéndose. Después de cruzar la avenida sobre la que vivimos, miró para la calle trasversal, y para adelante, y decidió ir en esa dirección. Empezó a caminar, y noté que cuando encontraba un desnivel en el terreno, se tiraba a gatear. Cuando lo notaba cansado lo llevaba a upa y cuando me cansaba yo le proponía seguir pateando. En su camino, se cruzó con varios vecinos desconocidos en los que no encontró mucha respuesta a sus sonrisas. Pensé, el público de esta hora del día no es tan amistoso, como las viejitas mandaderas de la mañana.

Luego de una cuadrita y media de upa, decidí bajarlo, justo en la puerta de un jardín maternal que hay cerca de casa, esos lugares que me resultan tan difíciles de digerir, que tienen más de jardín (porque los chicos son tratados como plantas: se los riega (lava), se los pone al sol y se los saca a tomar aire) que de maternal (en fin).

En la puerta había una nenita ("toda producida": moño, vestido, sandalitas de marca y muñequita primorosa), de la mano de su mamá, que mi hijo saludó con toda su simpatía. Esta vez tampoco recibió respuesta.Por fin, llegamos a la plaza: que encontró a Francisco maravillado, y suspirando con sus ojitos y su boca abiertísimos. Pipí!!! Exclamó. En la plaza hay muchos pajaritos y palomas y a él le encantan.Como premio nos encontramos con un grupo de 4 amistosos hermanitos (estos solos y sin producción, dos nenas y dos varones: ellos se turnaban para dar vueltas a la plaza en una única bici, en una carrera que se había armado con otros pibes) Y las nenas que nos saludaron casi instantaneamente, nos advirtieron de los peligros de los pequeños ciclistas que venían a velocidades inusitadas, y nos compartieron su pequeño gran tesoro. Que la naturaleza, a falta de juguetes comprados, les regala a los chicos que andan solitos por la calle.

Al cambio de turno de bici, se sumó el hermano mayor a la reunión y les dijo a sus hermanas: Muéstrenle el "pipí". Para esto las nenitas ya me habían preguntado cuantos años tiene, me dijeron: - que lindo es! y le jugaban simpáticas, para regocijo de mi sociable hijito. Alternado con comentarios adultos, como: -"Estos chicos pasan y no piden permiso".Le mostraron un pajarito herido que habían encontrado y que tenían en una cálida cajita de cartón, y que cuidaban como eximias enfermeras. Y le recomendaban a Francisco: "-Tocalo, si querés, pero no en el pico, te puede picar, ves?". El por su parte, no sabía si mirar el pajarito o a los amigables chicos. Ambos lo alegraban y atraían por igual. Pensé que no podría irme más de la plaza, al menos hasta que chicos y pajarito se vayan. Un perrito vecino me tiro una mano (una pata) y atraído por su ladrido, ladrando él también...siguió viaje el flamante caminante.

Seguimos un poquito a upa y en la cuadra siguiente, otro tesoro esperaba a mi hijo. Un montón de hojas de roble, hermosas, que cubrían las rústicas baldosas. Las soplaba, las miraba admirado, las tomaba y tiraba, las palpaba, y...las comía.

Pasó una señora vestida de oficina, caminando apurada, tal vez para llegar a su casa, y encontrarse con sus hijos: y nos miró. Para esto, yo me había instalado en el piso de la vereda, confieso, algo cansada porque la exploración de las hojitas duró un buen rato. Y pensé: -que suerte no estar apurada.

El recorrido siguió a upa un poquito más. Y llegamos a la casa de la y el "Abu". Casi sin darnos cuenta. Fueron unas de las 6 cuadras más lindas que caminé en los últimos años!!Gracias, hijito, por hacerme descubrir tesoros en los caminos más comunes!!

1 comentario:

Turca dijo...

Qué hermoso relato!!!

Yo no se si te enterarás de este coment, pero quería decírtelo.

Está bueno el blog. Esta especie de magazine para mamás...

Me tendrás seguido por acá, y si tenés tiempo, date una vueltita por el mío. No se parece a éste, pero creo q está hecho con el mismo amor.

Besos y buen 2006.