27.9.10

Pocas palabras, mucho movimiento

En éstos dias no tengo tiempo de sentarme a escribir, tampoco mucha inspiración, para ser sincera. Venimos tomados por el movimiento y la actividad, con muchos cambios programados-paso a paso vamos acondicionando nuestra casita y habitando los nuevos espacios-.
Además tuvimos entremanos las inscripciones escolares de los chicos para el próximo año, que nos llevaron especial atención ya que iniciarán en un nuevo colegio, F. para seguir su escolaridad y G. para iniciarla, en jardín, en sala de 3 años.
Llegamos a las 28 semanas de embarazo y cada vez vemos más cercano el encuentro con nuestra bebita Josefina.
Empiezo a pensar donde guardaré su ropita, como acondicionar las que tenemos y que necesitaremos tener listo para su llegada.
Como les conté antes, estamos planificando que nazca en casa, y soñamos el momento serenos y exultantes a la vez.
Yo me siento muy bien, con mucha energía. La bebita está muy presente, es muy activa y responde a nuestros contactos y diálogos, tanto de su papá y mío, como de sus hermanos; muy avidamente.
Especialmente G. la incluye en todas las actividades y la imagina participando en juegos y paseos. Le ofrece juguetes, le hace sonar musiquitas y sonajeros. La abraza, panza mediante, y la llena de besos.
Hace unos dias me decía: "Ya quiere salir la bebita, mamá. Quiere tomar tetita".
A los días, gotitas de calostro salieron de mis pechos y me fueron confirmadas las observaciones de mi hija. Falta todavía para que nazca, pero si...efectivamente quiere tomar tetita...
F. está más grande, y se reserva los arrebatos de ternura con su hermanita para la intimidad. Todos estamos haciendo el festivo movimiento de hacerle lugar a Josefina y eso llena de alegría y esperanzas nuestra cotidianeidad.

Gracias a Dios todo marcha muy bien, y no tenemos más que agradecer, a cada suspiro, todos los regalos que la vida nos da.

2 comentarios:

Marian dijo...

recién leo que se viene otra niñita a la flia!!!
felicitacionessssssss
besosss

María dijo...

Enhorabuena por tu familia; y por tu optimismo. Irradias bienestar en tu post. Yo también estoy embarazada (21 semanas, primeriza, un niño), y también doy gracias por lo que tengo cada día. Un abrazo,
María (embarazadanovata.blogspot.com)