13.11.08

Acá estoy con ella, a sus 8 meses

La tengo acurrucada sobre mi pecho, entregada a una inusual siestita. Ella es pura energía y vitalidad, vive intensamento todo lo que le viene. No es cuestión de perder el tiempo durmiendo mientras el resto del mundo está en pie. Hace días cumplió sus ocho meses y está creciendo más rápido de lo que puedo advertir. Quiere tomar y comer sola, se para tomándose de las patas de la mesa, dice ma-má y pa-pá , y otra serie de palabras en su jerga, muy graciosas y largas; disfruta de juegos e intercambios con gran entusiasmo y placer. Y usa su único diente para roer cuanto puede. Se rie con las cosquillas y llora cuando la bañamos. Saluda con su manito o más bien quiere aproximarse, asirse, y si está lo suficientemente cerca te acaricia la cara y se agarra de tu nariz.
Exige mucho y da mucho.
Es confiada y dada.
Adora estar a upa, dormir con nosotros, explorar sin descanso, tomar la teta y parar para sonreir o mirar algo.
Trato de seguirle el tren, pero a veces me agobio un poco...
Ella es mucho más activa y resistente que yo. No creo justo pedirle que frene, soy yo la que necesito estar a su altura. Y creo que no es casualidad que venga a exigir eso. Muchas veces en mi vida me ha faltado iniciativa, voluntad para emprender y realizar. Así que mi pequeña maestra no se rinde y quiere extraer lo mejor de mi. Pero además de adaptable, activa e inteligente, es linda, expresiva, mimosa, simpatica. Muy física, muy fuerte, enorme para su edad.
Siento gran admiración por mi hijita.
Me parece que siempre ha estado aqui y no me imagino la vida sin ella entre nosotros.
En plena etapa de ansiedad de separación, me alejo unos metros y brillantes lagrimones afloran de sus ojitos. Llora por mi ausencia, llora por mi falta. Me llama, me reclama, me espera, y el reencuentro, apenas unos segundos después lo celebra con amplia sonrisa y carita de alivio. Cuando salgo por un tiempito más prolongado, me recibe con un apretado abrazo y un largo discurso en su jerga. Y el reclamo de la teta que le faltó en ese tiempo.

Estoy terminando de escribir y ya se está despertando, es que para la Lulupe quince minutos de descanso alcanzan y sobran".

10 comentarios:

Mamá Carmen dijo...

Qué guapa!! Es que son incansables, más a esa edad que lo exploran todo.

Un beso.

Gore dijo...

Espero no molestar con mi firma, pero es que me gano la curiosidad de leer tu blog.

Yo tengo un bebé de 10 meses y es un trbellino, super travieso y es mas facil que caiga dormida yo a el.


un saludo y que esten muy bien

Jime... dijo...

Me emociona leerte... todo el post... pero me quedó a flor de piel el: Me parece que siempre ha estado aqui y no me imagino la vida sin ella entre nosotros.

Cariños a todos, que esten bien!

Carolina dijo...

Que divino post, me haces recordar mucho el caracter de mi gordo.

Saludos.

Elena dijo...

Hola soy Elena, hace días que vengo leyendote, yo también soy mami pero mi peque va a cumplir 6 mesecitos y aún no me cansa mucho,imagino que no tardará jiji..
Un saludo y me gusta mucho tu blog.

Elenilla dijo...

Me encanta la manera de ver las cosas que tienes. Es una manera muy dulce de describir a tus hijos y de resaltar lo bueno que tienen.

Yo estoy agotada con los míos, pero ya se va notando que son más mayores y más independientes.

Besos

Irantzu dijo...

Qué lindo estos post testimoniales que van quedando para recordar tantas etapas que se pasan volando... :)

P. dijo...

Lulupe!!!! felices 8 cosita hermosa!
definitivamente sos una tiernita y tu Mamà esta como... embelesada!
me alegro tanto por los 4!
besotes!

vilmati dijo...

Hermoso lo que leo...y lo que me lleva a recordar.( y voy a parecer mi abuela pero)...pasa tan rápido.

Disfrutá de ella sin exigirte por otras cosas, es lo que a mi mas me costó, y siempre llevarán lo que ahora viven muy adentro:)

Johana dijo...

Que Dios la bendiga mucho. Ya veo que no tengo la unica bebe que a penas le basta una siestita de 15 minutos...jejeje..

Un abrazo,