22.8.08

No me la puedo creer!

A veces me quedo contemplándola, como esta madrugada.
Un rato largo en silencio, mirando su preciosa carita, sus brillantes ojos, su boquita de flor, sus mejillas rozagantes y redondas sin fin.
Sus manos gráciles, sus piecitos inquietos y su cuerpito fuerte y ágil.
Escucho sus grititos dulces, sus prrrrrrr! llenos de baba.
Siento su piel suave, suavísima.
La percibo a toda ella tan vital, tan preciosa.
Tan enérgica y frágil a la vez.
Tan valiosa, tan ella.

Y les confieso, no me la puedo creer.

Como no se puede creer un bello atardecer o el arcoiris después de la lluvia. O los pájaros gorjeando en tu ventana o los retoños de las plantas que comienzan a brotar con los primeros calorcitos de la primavera.
Pero hay algo más, ella nos fue confiada especialmente, se gestó en mi, y es fruto de nuestra amorosa unión. (la de su papá y mia, se entiende) Se alimenta de mi y depende totalmente de esta limitada persona que soy para subsistir.

Una vez más pienso que Dios debe estar un poco loco...

Estoy pensando seriamente que las cosas más lindas de la vida, y las que te hacen realmente feliz, siempre están ahi.
Sólo hay que saber verlas y disfrutarlas.
Que las cosas que te hacen feliz, son gratis.
Que las cosas que te hacen feliz, no son cosas, son amores.
Que lo que más te da y te enriquece, es lo que te hace entregarte todos los días.

15 comentarios:

Johana dijo...

Dios! Que lindo todo este sentir que nos compartes...y que es el reflejo de lo que muchas otras tambien vivimos y que tu lograste contar...

Y esto....esto es una realidad enorme:
"Que las cosas que te hacen feliz, no son cosas, son amores."

Un abrazo desde RD,

MKB dijo...

Pusiste en bellas palabras la misma sensación que rondaba mi cabeza estos. Es que estas bebitas son maravillosas. De hecho hablo de eso y de paso te cito en mi blog
Un abrazo para ti y la prole.

Nauma dijo...

Eso mosmo me pasa cuando estoy con mis hijos. Ellos me cambiaron el mirar de las cosas. Lo que mas me mata es ver sus mejillas redondas, gordas y siempre frescas para el beso.

Besos

Maco dijo...

Sin duda todas las mamás, o gracias a Dios la gran mayoría, amamos a nuestros hijos de manera infinita. Pero tú encuetras una manera tan linda de decirlo, de hacérnoslo notar que es para felicitarte, agradecerte y quererte mucho!

Besitos.

Carolina dijo...

Hola Mariana! que lindas palabras! y cuanta verdad hay en ellas!
Besotes!!

Elenilla dijo...

Que lindas palabras, Mariana!! Escribes siempre con tanto amor.. Se ve que eres realmente feliz y plena. Enhorabuena! Ya nos dirás el truco para ser perfectas, jeje.

Besitos

coti dijo...

Ahh, que loco lo que se siente!! y que bien lo describis!!!! mi bebé tiene cuatro meses y me paso ratos interminables mirándola, escuchándola, parece que a mi alrededor no existiera nada mas!! Que lindo!!!! Nunca antes pense que podia sentir algo asi!!!

P. dijo...

jajaja!
mas o menos eso le contaba a una amiga que tuvo a su primer hijo hace unas semanas, a veces me pasa que miro a los mios y me da esa sensacion de "que buen negocio que hice" o "lo mejor que me salio en años!" ... es una sensacion fuerte y que llena taaaanto que impresiona, no?

besotes!

Tejido Solidario dijo...

Hola Marina, que hermoso lo que escibiste!
Realmente la vida es un bello misterio.
Te mando un beso enorme!!!
Vero (tu vecina)

Irantzu dijo...

Es que ser mamá es un poco eso todo el tiempo: no poder creérsela nunca!
Qué lindo post el tuyo... :)

Jime... dijo...

:_)
que mas voy a agregar? ah, si: Gracias por escribirlo!

Valeria dijo...

yo tampocoooooooo!
Pensar lo afortunadas q somos...
Te re-super-felicito por tu G y por tus otros amores!
besos.
Vale.

Chichina dijo...

que lindas las notas de las kepinas!

hna josefina dijo...

¡Precioso!
¡¡Gracias!!
Un abrazo.

Roxana dijo...

Que cierto, Marian... por un minutito me fui allà lejos donde Nico bebè, y volvi enseguida para ir hasta su cuarto y echarle una mirada mas... tan largo y grandote ahora. Pero confieso que cuando puedo, me lo pongo a upa sentada y lo apretujo un poco!